Emisión del 13-05-2016

Rosario Liebanas en Bélmez de la Moraleda
Rosario Liebanas nació y vivió gran parte de su infancia en Bélmez de La Moraleda. La sola mención de esta población ya debe suscitar en la memoria de propios y extraños la imagen de una cara figurada en el cemento. Y es que Rosario fue conocida por los más prestigiosos investigadores como “La Niña de Las Caras”. María Gómez Cámara era como su “tercera abuela” y con ella compartió infinidad de momentos felices… y no tanto. 
Por tanto, pocos conocen la parte más humana de María como ella. Rosario forma parte del equipo de investigación Noveno Círculo Jaén, y nos contará la opinión que, la “eterna dueña de La Casa de Las Caras”, tenía sobre alguna de las investigaciones publicadas. Porque, a pesar de lo que algunos investigadores creían, María Gómez Cámara sabía leer. Del sufrir y del padecer de una mujer tímida que jamás hubiera querido ser el centro de atención de medio mundo.

Republica de Carelia, Monasterio de Valaam

Muchos son los lugares que por razonas fundadas o infundadas acaban adquiriendo una pátina de misterio difícilmente borrable por el paso del tiempo. Y es que da la impresión de que ciertas zonas de este mundo son más propicias para ser el escenario de hechos no siempre bien explicados que, aunque separados en el tiempo, acaban por hacer resonar su nombre en los medios de comunicación una y otra vez.
Quizá sea este el caso de la Republica de Carelia. Situada al noroeste de Rusia, haciendo frontera con Finlandia, cercana a Leningrado, actual San Petersburgo. Una tierra bañada por numerosos ríos y lagos y generosos bosques.
Avistamiento multitudinarios de objetos extraños en el cielo. Extrañas alteraciones magnéticas. Extraños sonidos que parecen proceder de las profundidades de sus lagos... Son solo alguna de las historias que han aparecido a lo largo de la historia en los medios de comunicación que han apuntado a Carelia como foco de atención.

Hechizos con velas

La Hechicería es una de las prácticas mágicas más antiguas conocida por el hombre. Basada en esencia en la idea de que todo en la naturaleza está interconectado. Sabiendo esto, el hechicero usa elementos básicos como símbolos y frases concretas para invocar a las energías que cada elemento posee. Esta es una descripción un tanto prosaica y falta de encanto, pero nuestra compañera Josephine Mateo se encargará de añadirle los ingredientes oportunos.

Comentarios