Emisión del 26-02-2016


El término Milagro parece evocar con exclusividad a las religiones judeocristianas, atribuyendo su posibilidad sobrenatural a sus santos, patriarcas y dioses. Sin embargo, cierto es que este vocablo ha tenido como principal función cubrir el hueco que queda tras el desconocimiento sobre la causa de ciertos hechos, y no parece estar restringido a una cultura, religión o deidad concreta. El Milagro es, por tanto, el símbolo del desafío al conocimiento que cada cultura atesora, independientemente de su nivel intelectual. Tras la llegada de la Ilustración hemos puesto a la ciencia como estandarte y responsable de la búsqueda de respuestas. Y tan solo en el último siglo los descubrimientos en sus diversas disciplinas han cambiado nuestro concepto de lo sobrenatural. Casi parece que toda pregunta tiene ya su respuesta. 
Pero no es así, ni mucho menos. Muchos son los científicos que se atreven a afirmar con total rotundidad cuanto desconocen sobre las mismas materias en las que se especializan. Pero su trabajo es ese. Encontrar esas respuestas. Ruth Peinado nos cuenta como todavía hoy día suceden cosas que ponen en alerta a nuestro sentido más crítico y que la medicina, por poner un ejemplo, parece no poder explicar.


El futuro está servido. Tal vez lo que se nos contó sobre ese futuro que ya es hoy, no ha sido tal como se planteó. Muchos incluso se sienten algo defraudados. Irónicamente, ciertas tecnologías han derivado a nuestra cultura por unos derroteros imprevistos. Sin embargo, lo imaginado antaño sobre la inclusión en nuestras vidas de inteligencias artificiales, robots en definitiva, no parece estar mal encaminado. Quizá está yendo más lento de lo previsto, pero la aparición de ciencias nuevas que unen la neurociencia cognitiva y la computación, parecen estar dando visos de que la Ciencia Ficción podría haber dado en la diana una vez más… por supuestos salvando las distancia.

Pero ¿comprendemos al 100% a nuestra especie como para ser capaces de crear otros “seres” a nuestra imagen y semejanza? Un reciente y extenso estudio intenta situar en qué punto estamos en cuanto a este nuevo paradigma. Un repaso pormenorizado desde el uso de elementos artificiales para suplir problemas físicos en medicina, como las prótesis o implantes. Pasando por la posibilidad de sustituir gran parte de nuestros órganos para alargar indefinidamente nuestra vida. Y terminando con la idea de que la inteligencia artificial pueda adquirir su propia consciencia y reclame su propio espacio en este mundo que creemos nuestro.


El hotel Skirvin, situado en la ciudad de Oklahoma, incluido desde hace años en el registro histórico de la ciudad, ha saltado de nuevo a los medios de comunicación merced a las declaraciones de los jugadores de la NBA que, por razones de agenda, han tenido que pasar la noche en sus habitaciones. Según cuentan los deportistas, el hotel está encantando.
Esto revive una vieja leyenda que menciona al magnate del petróleo, Bill Skirvin, como alguien muy proclive al juego, al alcohol y a las relaciones extramatrimoniales. Se cuenta que usaba la décima planta de su hotel para estas prácticas durante la “Ley Seca” de principios del siglo XX y que allí, una de sus amantes enloquece y pone fin a su vida. Curiosamente, algunos testigos, que a lo largo de su historia han referido ser testigos de extraños sucesos, aseguran haber visto una figura fantasmal femenina en su habitación.

Comentarios